uniformesmil1

En la edad media, los caballeros eran quienes vestían uniforme, especialmente cuando participaban en torneos, los trajes permitían identificar la posición económica que poseía una persona en la sociedad: se pintaban escudos en la parte frontal de la armadura y figuras con armas que intimidaran al enemigo. Era tal la importancia, que se lograba distinguir la nobleza del soldado, si este era un duque o el hijo de algún duque e, incluso, se podía determinar si era un bastardo, ya que se destacaban por sus colores vivos y las túnicas que representaban el reino.

Con la guerra de los treinta años en el reinado de Luis XVI, los hombres lucían ropa cotidiana, es decir, de uso diario, por lo cual, un ciudadano común no se lograba diferenciar de un soldado, por ello, los reyes se vieron obligados a portar vestimenta particular a aquellos que hacían parte del ejército y así destacar a los “guardianes del reino”, logrando diferenciarlos del resto de los habitantes y de los soldados enemigos. Para 1805, se vio la necesidad de hacer resaltar los rangos en la vestimenta militar, al igual que se debía utilizar un uniforme de gala y otro para combate.

Con el transcurrir de los años, no solo evolucionaron las formas en las que los  enfrentamientos entre países o entre los mismos estados, se llevaban a cabo, también las armas se fueron transformando de espadas y catapultas a fúsiles y cañones, lo que obligo a las prendas de vestir a sufrir modificaciones; para la primera guerra mundial, en España, aparecen los primeros uniformes militares o uniformes únicos, los cuales, tenían una tonalidad totalmente azul para los días de gala, asimismo, el arma e insignias que el soldado llevaba, dependerían de su rango.

En la actualidad, el uso del uniforme no solo es para diferenciar la categoría, también se utiliza para distinguir si el soldado es de Infantería Marina (naval), del Ejército o de la Fuerza Aérea, además, con la aparición de los Derechos Humanos (1948), los cuales promueven la protección de los ciudadanos de toda hostilidad y restringen la conducción de la guerra a objetivos militares. En la mayoría de las naciones el colorido, las prácticas, los diseños y los materiales, dependerán de las políticas sociales y económicas internas o externas.

La innovación en los materiales ha sido fundamental, ya que permite tener una técnica textil, la utilización de nuevas fibras provenientes del mundo vegetal como el algodón, el cáñamo o el lino, permitiendo la utilización de polímeros plásticos originando el uso de fibras artificiales sintéticas. México, quien durante su historia se ha destacado por su ejército, quienes han luchado por mantener su independencia y libertad se destaca por sus uniformes militares con un contraste de diseño entre la moda civil y la moda militar.

Los militares mexicanos tienen varios modelos de uniforme, dentro de los cuales, se enfatizan dos estilos, uno de ellos es el administrativo: pie a tierra, de montar y uniforme de campaña de selva, de desierto y de montar: utilizado por Generales, Jefes, Oficiales, Cadetes y tropa, está compuesto por tocado (boina o gorra), guerrera (escudos, porta nombre, puente con la leyenda «MÉXICO» y bandera), chamarra, pantalón (pie a tierra o de montar), y calzado (Bota operativa, operativa negra, de salto o de montar con acicates), en tela camuflada modelos selva y desierto para el Ejército y azul para la Fuerza aérea.

Los estilos varían según las zonas y los terrenos, el diseño BDU (Battel Dress Uniform), tiene una amplia variación de colores para adaptarse al terreno y así brindar un gran camuflaje, con el apoyo de la secretaria de defensa y de un equipo de ingenieros, se trabaja con la mejor tecnología mexicana para diseñar equipo y vestuario militar de alto nivel. Prendas creadas con el propósito de proteger la integridad de la persona, permitiendo desarrollar una función y, al mismo tiempo, dar comodidad al individuo, con materiales novedosos como Aramida modificada que mediante un proceso de traslanización produce unos cristales resistentes al rose y a la vibración.

Prendas inteligentes que se adaptan al calor o al frio, fabricadas con material bi-componente que aumenta la expansión del sudor, permitiendo el paso del aire,  manteniendo el cuerpo fresco y seco. Los uniformes militares utilizan un sistema de tejidos laminados con membranas (lamina de poliuretano), que pueden ser micro porosas y ,a su vez,  bloquean el viento y las moléculas liquidas, se utiliza un sistema de sellado en las costuras con un  filamento hueco el cual aísla el frio, brindando confort y seguridad; las telas manejan una amplia gama de pesos, desde ultra livianos hasta pesados.

No solo son utilizadas por los miembros del Ejército, sino también por aquellos amantes de los deportes extremos y por quienes gustan de acampar disfrutando de un ambiente rustico y natural, ya que al estar expuestos a condiciones ambientales poco convencionales, se ven obligados a buscar prendas cómodas y  resistentes. El estilo militar es usado por escaladores y otros, porque son prácticos, poseen bolsillo internos y a los lados, con tapa o cierre, que permite llevar herramientas básicas de supervivencia.

Ya sea para guardar calor protegiéndolo del frio o para mantenerlo hiperventilado en aquellos climas húmedos, las prendas inteligentes serán el mejor aliado para militares y deportistas extremos, por el hecho de ser prendas cómodas y resistentes, con diseños novedosos y con un avance tecnológico en sus telas que las convierten en prendas livianas de uso diario que se acomodan a cualquier situación y a todo tipo de terreno, que le permiten utilizar los accesorios, según su preferencia o necesidad.